Ventajas de la energía solar térmica sobre las instalaciones de gas para agua caliente y calefacción

 

En la actualidad existe cierto debate acerca de si es conveniente hacer instalaciones de gas natural en nuestra vivienda, puesto que los sistemas eléctricos para producción de agua caliente sanitaria o calefacción suelen ser más costosos, puesto que la electricidad es más cara que el gas natural.

 

Sin embargo, existen alternativas mucho mejores al gas natural, como la instalación de sistemas de energía solar térmica. Gracias a ellos podemos ahorrarnos la energía necesaria para producir agua caliente y calefacción, con el consiguiente ahorro en la factura de energía.

 

 

¿Qué es la energía solar térmica?

 

También se la conoce como energía termosolar y consiste en el aprovechamiento de la energía que procede de la radiación solar, la cual se convierte en calor que puede usarse a nivel doméstico e industrial.

 

También se puede explotar y transformar en energía mecánica y, mediante ello, producir electricidad.

 

Este proceso se consigue mediante colectores (planchas) de ondas de calor, los cuales se sitúan en lugares específicos en dirección al Sol.

 

 

Funcionamiento de la energía solar térmica

 

Su funcionamiento es muy sencillo. La recolección de dicha radiación solar se consigue mediante paneles solares, los cuales captan los rayos del sol, absorbiendo todo el calor. Gracias a esos paneles se distribuye un fluido, que puede ser agua, cuyo objetivo es que el calor recolectado se transfiera a ese fluido, para que eleve su temperatura y se almacene en el punto de consumo.

 

Para comprender mejor este sistema se deben conocer los diferentes elementos de una instalación de energía solar:

 

  •      Captadores solares: son los paneles solares que captan la energía solar y hacen fluir el agua.
  •      Acumuladores: almacenan la energía y el fluido caliente para cuando sea necesario su uso.
  •      Intercambiadores de calor: es esencial no mezclar ambos fluidos directamente (calor y agua), para ello se usan los intercambiadores para que se produzca el intercambio de temperatura pero sin que se mezclen.
  •      Bombas de circulación: son las encargadas de mover el fluido por la instalación
  •      Aislamiento: evitan que el calor conseguido se pierda en el exterior.
  •      Vaso de expansión: absorbe las dilataciones del fluido en un espacio cerrado debido al aumento de la temperatura.

 

 

Ventajas de la energía solar térmica

 

  •      Energía renovable e inagotable
  •      Reduce la emisión de gases nocivos y de efecto invernadero, reduciendo de esta manera la contaminación.
  •      Conlleva un ahorro en energía de casi el 50%.
  •      Le da un valor adicional a tu empresa y vivienda
  •      Permite la independencia de la red de transporte de electricidad o gas natural
  •      El gran ahorro que conlleva las convierte en una inversión que se recupera a medio plazo.
  •      Poseen un alto rendimiento para la producción de ACS (agua caliente sanitaria).
  •      Su uso reduce las emisiones de efecto invernadero.
  •      Los sistemas que usamos ahora no requieren de mucho mantenimiento.

 

Desventajas de la energía solar térmica

 

  •      Su instalación puede durar mucho
  •      Se requiere de una gran espacio para instalarlo
  •      Si no hay mucho sol en tu zona no es una gran idea puesto que su rendimiento será menor.
  •      Pese a que se recuperar la inversión de manera rápida, lo cierto es que son instalaciones costosas.

 

 

Usos y aplicaciones de la energía solar térmica

 

Si bien a nivel industrial poseen usos variados, a nivel doméstico se reducen a dos:

 

  •      Agua caliente sanitaria
  •      Sistemas de calefacción

¡Contactanos!